El origen de la marca Yamaha, desde motos a instrumentos

Comment

Información y curiosidades
Origen marca Yamaha

El nombre de la marca Yamaha proviene directamente de su fundador, Torakusu Yamaha, un japonés que en el año 1887 creo su primer órgano musical con una destreza artesanal, la cual representó el comienzo de un grupo corporativo y multinacional actualmente conocido no solo a causa de su nivel de tecnología, sino también por su capacidad de producción, e incluso por su nivel de ventas a nivel global.

Cabe señalar que en los inicios de esta empresa como fabricante de instrumentos de música, durante el año 1887, incluso en la actualidad se encuentran reflejados dentro del logotipo de la marca, conformado por 3 diapasones cruzados.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Genichi Kawakami, el presidente del grupo, tomó la decisión de darle otra utilización a la maquinaria, usando la habilidad de la empresa en torno a los metales con el fin de comenzar a crear motocicletas.

¿Cuál es el origen de Yamaha como marca?

La creación de Yamaha tuvo lugar en el año 1887, comenzando como una fábrica especializada en instrumentos musicales, tanto de pianos como de órganos. Fundada por Torakusu Yamaha, en sus comienzos tenía el nombre de “Nippon Gakki Company, Limited”, y se situaba en la ciudad de Hamamatsu, en Japón.

Desde este momento y con el paso del tiempo, a parte de la elaboración de los instrumentos musicales, comenzaron a diversificarse y alcanzar un mayor nivel de calidad, de esta forma, aunque durante sus inicios la compañía dependía especialmente de la creación y comercialización de pianos verticales, para el siglo XX empezó a probar no solo con pianos de cola, sino también con órganos.

Para el año 1927, el padre de Kawakami, llamado Kaichi, ocupó la 3ra presidencia de la empresa, y en el año 1930, Yamaha desarrolla la primera sala de investigación acústica a nivel global.

Su hijo, después de graduarse, comenzó a formar parte de la compañía en el año 1937, logrando que la misma se convirtiera en el fabricante principal de pianos en todo el mundo.

Sin embargo, fue en el año 1950 y después de heredar el mando de la empresa, que decidió cambiar el rumbo que hasta el momento habían seguido las generaciones anteriores.

Así, gracias a la experiencia que tenía en cuanto a la manipulación de la madera, a lo largo de la segunda guerra mundial se enfocó en crear hélices de madera y después de metal para los aviones.

Construyendo motocicletas

En el año 1955 surgió Yamaha Motor Co., gracias a Genichi Kawakami, el cual destaca por haber sido el hombre visionario, quien tras la segunda guerra mundial, cambio el destino de esta popular marca enfocándose en las motocicletas, haciendo que logrará convertirse en lo que es actualmente.

Y es que como ya se ha mencionado, después de la guerra, Kawakami apostó por darle un uso distinto a toda la maquinaria que la compañía había adquirido a lo largo de la guerra, al mismo tiempo que decidió utilizar la habilidad de la empresa en el manejo de los metales, con el fin de comenzar a fabricar motocicletas.

En ese sentido, la YA-1 conocida como la “Libélula Roja” (alias Akatombo), de la que únicamente se fabricaron 125 unidades durante el primer año, en 1954, recibió su nombre en honor a Torakusu Yamaha, fundador de la marca.

Se trataba de una motocicleta urbana la cual disponía de un motor de 125cc, con un único  cilindro y dos tiempos, que estaba especialmente inspirada en la DKW RT 125 de origen alemán, y para el año 1955, la YA-1 logró alcanzar un éxito tan grande que dio lugar a la creación de Yamaha Motor Company.

Cabe mencionar que la YA-1 logró posicionarse en el primer, segundo y tercer lugar dentro de la primera carrera de motos de resistencia celebrada en Japón durante el año 1955, y consiguió ubicarse en el sexto lugar 3 años más tarde en la celebración del primer Gran Premio Internacional de Catalina realizado en los Estados Unidos.

Hoy en día sólo se pueden conseguir unas pocas de estas motocicletas alrededor del mundo, y las mismas cuentan con un incalculable valor; así, es posible encontrar una de ellas dentro de la Plaza de la Comunicación de Incolmotos Yamaha, en la sede principal ubicada en Girardota, Antioquia, la cual se encuentra perfectamente conservada.

Yamaha, el mayor fabricante de instrumentos musicales

Aparte de teclados, el fabricante japonés, también empezó a crear otros instrumentos, incluyendo las baterías electrónicas Yamaha, guitarras, vientos e incluso vientos de madera.

Con el paso del tiempo, el edificio símbolo de la marca ubicado dentro del lujoso distrito de Ginza, en Tokio, logró posicionarse como la mayor tienda de instrumentos de música en todo Japón, albergando también estudios de grabación e incluso una sala de conciertos.

Yamaha fabricó el primer sintetizador digital DX7 en alcanzar el éxito comercial, el cual se encargó de definir virtualmente el sonido que caracterizó a las bandas de pop durante los años 80; y en el año 1988 sacó al mercado la primera grabadora de CD a nivel global, al mismo tiempo que adquirió Sequential, una empresa de sintetizadores ubicada en San Francisco.

También adquirió Bosendorfer (fabricante de piano de origen austriaco), y Steinberg (fabricante de software de audio de origen alemán).

Finalmente, también hay que decir que la marca creó un apartado de productos audiovisuales, semiconductores, electrodomésticos y ordenadores, robots industriales y equipos deportivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.